jueves, 2 de junio de 2016

Madrid experience

De hoy no podía pasar...  No me podía ir a dormir sin contaros cómo me va en mi nueva vida por la capital, donde ya llevo seis meses. Espero que os guste...


jueves, 10 de diciembre de 2015

En busca de un techo

No os vayáis a pensar que esto de cambiar de vida es un camino fácil, no lo es. Yo pensaba que nada más llegar iba a encontrar piso, trabajo y que me saldrían también un montón de castings. Pues no he conseguido ni dar el primer paso, vamos, que no tengo dónde caerme muerta, ni viva tampoco. 

Estoy durmiendo en el sofá de una chica que conocí este verano festivalero y la verdad es que creo que ya se está cansando de que esté en su casa, y yo también estoy cansada porque su sofá tiene al menos trescientos años y me hundo al tumbarme. Tiene vida propia, me absorbe durante la noche y me escupe por la mañana porque me despierto en el suelo la mayoría de días. Me duele todo el cuerpo, esto de no dormir bien no es sano. 

Y de buena mañana, a patearse Madrid en busca de una habitación en un piso compartido, cuestas arriba y cuestas abajo. ¿Por qué no hacen las ciudades planas? Mejoraría el medio ambiente porque la gente caminaría más o iría en bicicleta. A pesar de las ampollas que ya me han salido en las plantas de los pies, sigo sin piso. He visto de todo: sótanos, áticos, buhardillas, minipisos de 15 metros cuadrados... Ayer iba a visitar un quinto sin ascensor y al entrar en el portal me crucé con una empresa de plagas que venía de intimidar a las ratas habitantes en la finca, así que ni me molesté en subir. Luego están los candidatos y candidatas a compis de piso, que también déjalos estar, yo sólo busco personas que me arropen, me cuiden y me hagan sentir como en mi casa, ¿tan difícil es?. Y es que otras veces te sientes como si estuvieses en un casting, una entrevista de trabajo, o sometiéndote al tercer grado del rollo: 



¿Que si tengo pareja?. Joder, ¿pero tú te crees que si tuviera pareja estaría aquí, gilipollas? Y encima hurgando en la herida... No puedo ya con tanta preguntita, a ver si encuentro algo pronto porque se me está acabando la paciencia nada más comenzar. ¿Alguien tiene un techito donde cobijar a la pobre Patty?


domingo, 6 de diciembre de 2015

lunes, 28 de septiembre de 2015

Veraneo de desenfreno

¡¡Holaaaaa!! Aquí Patty retransmitiendo para toda la galaxia bloguera. Estoy viva, muy viva, de hecho estoy que lo peto. Sí, os he abandonado un poco este verano, pero es que no he tenido tiempo de nada. He estado liadísima con unos y otros, de playa en playa y de festival en festival.

Digamos que las vacaciones me han cundido, yo quería moverme y no he parado ni para dormir. Me apunté a rock acrobático y duré dos clases porque estaba más tiempo en el suelo que el aire, pero hice un grupo de amigas muy majas a las que les encanta ir de festivales así que me uní a ellas. 
Me apunté a todos los festivales, no conocía a ningún grupo pero eso era lo de menos, porque el ambiente es genial y se liga mogollón, sobre todo bien entrada la madrugada, momento en que pierdes el sentido común, el del gusto, y todos los sentidos en general. Me he dado cuenta que ya no tengo edad para andar haciendo acrobacias en una tienda de campaña, pero la verdad es que me he divertido muchísimo. He ligado con cinco tíos este verano, uno por festival, y lo mejor de todo es que... ¡¡¡no me he colgado por ninguno de ellos!!! 

Hasta un día ligué en la playa, bueno, más o menos... Estaba tomando el sol en una playa de Alicante con mi música a tope cuando se me acercó un tío cachas, se me sentó al lado y me empezó a preguntar por lugares para salir de fiesta. Yo no tenía ni idea porque estaba recién llegada, con lo que me invitó a que fuera con él a descubrirlos. El tío con más músculos de toda la playa se había acercado a mí, y me estaba invitando a salir con él esa misma noche. No entendía nada, no es el tipo de tíos que me suelen gustar pero ese chico tenía algo especial, así que accedí. Me puse el vestido más sexy que tenía en la maleta y me fui a la cita con aquel desconocido cachas de ojos azules. A los diez minutos descubrí qué era aquello "tan especial" que veía en él: era gay. Tras un minuto de bajón y de sentirme la más gilipollas del local, remonté y le dije con una sonrisa: "y yo que pensaba que intentabas ligar conmigo...", nos reímos mucho de la situación, y a partir de ahí, la noche fue genial, lo dimos todo y bailamos hasta que mis pies dijeron "¡Basta!".

Ha sido un verano liberador, sin juicios ni preocupaciones. ¡¡Me siento rejuvenecida y cargada de energía!! Así que Patty tiene cuerda para rato...

¿Y a ti te ha ocurrido algo emocionante este verano? ¡¡Anímate a compartirlo con nosotr@s respondiendo a este post!!

miércoles, 29 de julio de 2015

Ensayo y error

Está comprobado que no puedo confiar en la magia para que mi suerte cambie. Por confiar en todo esto, casi acabo teniendo sexo con un chamán charlatán con tal de "sanarme", menos mal que cuando empezó con la imposición de manos ya empecé a incomodarme y lo pude parar, pero a saber a cuantas mujeres desesperadas habrá engañado este farsante. 

Yo quiero denunciarlo a través de este blog para evitar que le ocurra a otras personas. No podéis meter en vuestra casa a un hombre extraño que te promete quitarte tus problemas a golpe de incienso... y de talonario. No ha sido una buena idea, lo reconozco. Igual hay chamanes buenos, pero yo ya estoy escarmentada. He estado una semana sin dormir dándole vueltas. Yo notaba sus efectos, me estaba sintiendo mejor, pero está claro que era psicológico. Ahora estoy algo más tranquila en mi casa pero me siento muy idiota, un error más añadido a mi lista, menos mal que de los errores se aprende. 

¿Cómo he podido caer tan bajo? ¿Y todo esto para no sentirme mal por estar sola? Definitivamente he de dejar de ser tan patética. Si no puedo estar sola, me buscaré compañía. Tengo varias opciones: puedo adoptar a algún animal (un perro, un gato, un hurón...) o buscar alguna compañera con quien compartir piso.

De momento, voy a dejar de pensar tanto y a moverme más, voy a hacer deporte o bailar. Puedo apuntarme a clases de baile, siempre me ha gustado bailar. El rock acrobático me parece una pasada. Creo que ahora con el buen tiempo hacen clases de rock al aire libre. Puedo ir a probar un día a ver qué tal. 

La cuestión es ir probando nuevas estrategias, nuevos ensayos, esperando que alguno de ellos dé como resultado algún que otro éxito. 

martes, 21 de julio de 2015

martes, 14 de julio de 2015

Cobaya del Amor

Parece que la sesión del chamán en mi casa fue bien porque ahora estoy mucho más a gusto. Por fin en mi casa se puede respirar, hasta la gente que viene dice que parece otra casa, con buenas energías y más acogedora. Es milagroso lo que ha conseguido este hombre con una sola sesión, aunque yo también he puesto de mi parte. Ahora que el Palo Santo ya no me da angustia ni ganas de vomitar, lo quemo todos los días. La Pacha Mama (o el tarro con tierra que me trajo el chamán) la he repartido por toda la casa. Y he hecho algunas mejoras que he leído en el libro de Feng Shui que me dio, como darle la vuelta a la cama para que los meridianos telúricos y los paralelos no choquen. Aunque tengo los muebles fuera del sitio original parece ser que ahora están en el lugar correcto y todo fluye en mi casa.

Pero ahora lo que más me preocupa es que Jarapayá me dijo que no tengo Aura y eso debe ser como estar muerta, a lo mejor es por eso que los tíos no se fijan en mí, porque igual soy invisible. Eso me lo ha de arreglar este señor pero ya. Voy a llamarle para que vuelva cuanto antes. Y una vez haya recuperado mi Aura y tenga los chakras abiertos y en su sitio, estaré lista para volver al mercado y que me vean en todo mi esplendor. Mi aura va a brillar tanto que deslumbraré a los tíos al pasar. Si, venga, voy a comerme el mundo, que lo mejor seguro que está por llegar...

A todo esto no sé cuanto me va a cobrar el chamán, ni si tendré suficiente dinero para pagar sus servicios. Seguramente tendré que hacer horas extras, o mejor, haré un crowfounding que ahora está muy de moda, a ver si algún alma caritativa me ayuda. Al fin y al cabo, si a mí me funciona esto del chamán, vosotras también podréis sanar vuestras casas y vuestras auras, y ser más felices. Porque ese es el objetivo de este videoblog, aparte de desahogarme y reírme de mí misma, contaros todos mis experimentos en la búsqueda del AMOR para que vosotras podáis hacer lo mismo...o todo lo contrario. ¡¡¡Soy una cobaya del Amor!!!

lunes, 22 de junio de 2015

Un ligue inesperado

El sábado pasado me sacaron de fiesta unos amigos dispuestos a animarme y la verdad es que lo consiguieron. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien. No hay nada mejor para superar una crisis que irte de fiesta loca por los pubs más petardos de la ciudad. 

Como estoy en huelga de ligues, les pedí salir de fiesta por los pubs y discotecas de ambiente para así tener el radar desconectado y no buscar a ningún candidato. Pensé que me sentaría genial rodearme de gays y lesbianas con los que no tendría ninguna posibilidad. Como mucho se me acercaría alguna mujer a la que sonreiría de forma amable y ya está. Allí estaba yo tan a gusto bailando en el podium de una discoteca a las tantas de la madrugada, cuando un tío se subió y empezó a bailar conmigo. Era un tío impresionante: alto, fibrado y guapísimo, de estos de revista, y yo, pues le seguía la corriente pensando que estaba fuera de peligro. Pero de repente, mientras sonaba el último hit de las Nancys Rubias, se abalanzó sobre mí con la intención de besarme. Pero lo más extraordinario de todo fue mi reacción. Yo, Patty, la mujer más desesperada del mundo por tener pareja u porque un tío se fije en mí, una milésima antes de que nuestros labios se tocaran...¡le hice la cobra! Me aparté, le negué el beso al chico más atractivo y hetero (seguramente el único) de la discoteca. 

Yo no suelo ir a estos pubs pero mis amigos me dijeron que es algo rarísimo que debe ocurrir cada 5000 millones de años aproximadamente: que una tía ligue con un tío en un pub de ambiente. 

¿Estoy o no estoy cambiando? Esto no es propio de mí. Le dije "lo siento, me están esperando" y me fui, volví con mis amigos, que estaban boquiabiertos y sin reaccionar a lo que acababan de ver. Lo único que se me ocurrió decirles a mis amigos fue: "Esto no es lo que busco, no quiero besar a un tío con el que ni si quiera sé si tiene tema de conversación". Y mi amigo Luis me dijo "¿Para qué quieres conversación? Nena, es el tío más sexy del local, ¡ves a por él!".

Pero no lo hice, le dejé ir. Parece ser que no me vale cualquiera, por más que se parezca a Pablo Alborán. ¿Debo de estar madurando?, ¿O es que tras el trauma de Kike me he vuelto medio gilipollas? De verdad que mis amigos aún no dan crédito pero yo creo que hice lo correcto...igual no era para tanto... Mi psicólogo se va a sentir super orgulloso de mí. ¿Qué me está pasando? ¿Estaré dejando de necesitar a los hombres? ¡¡Oh, my God!!

jueves, 11 de junio de 2015

Paz interior

Continúo en el largo camino de encontrarme conmigo misma, de la búsqueda de la PAZ INTERIOR, el SILENCIO, la QUIETUD, el CENTRO y todas esas palabras tan bonitas (y jodidamente inalcanzables). Pero yo lo intento, es mi objetivo. Así que el pasado fin de semana estuve de retiro espiritual, que ahora está muy de moda. Todo un fin de semana sin teléfono móvil, en un entorno idílico en medio del campo, haciendo yoga de todos los tipos (Kundalini, Hatha, Kriya...), meditación (aunque ahora es más cool llamarle mindfulness), pilates, movimiento expresivo, etc, etc, etc. El objetivo de cada actividad era respirar, estar en presente, en el aquí y el ahora, y sentir el cuerpo. Y entre una actividad y otra apenas hablábamos, sólo bebíamos té, comíamos fruta y dormíamos. ¡Fantástico! He salido de ahí más Zen que en toda mi vida. ¡Qué maravilla!

El pequeñísimo inconveniente que le veo es que luego has de volver a la realidad. Me acosté feliz, os lo prometo, y en cuanto sonó el despertador (6 veces durante 30 minutos) tuve que saltar de la cama a la ducha, de la ducha al maldito "¿qué me pongo?", de ahí a engullir algo en forma de desayuno y salir volando porque llegaba tarde. Cogí el coche y en cuanto giré la esquina ya me estaban esperando ellos, los conductores agresivos que te adelantan por todos los lados y te pitan a la mínima de cambio, y para no ser menos, por supuesto, tu te pones a su altura porque es la Ley de la Jungla: "Sólo el más fuerte llega a tiempo a su trabajo". Llegué a un semáforo y recordé que tenía que respirar, así que cerré los ojos e hice una respiración profunda , pero la segunda ya no me dio tiempo porque como se había puesto el semáforo en verde, me llevé algunos improperios de los coches de atrás, o más bien de sus conductores. Pero por fin llegué a la oficina, tarde, como no, y aquello era otra jungla de la que no podía escapar. La gente estaba de mal humor, incluida yo, los teléfonos no paraban de sonar y mi jefa, como siempre, empezó a pedirme tres mil cosas que tenía que tener listas para anteayer... Así que de culo todo el día en la oficina hasta las 6 de tarde que volví otra vez  a los atascos y la gente incívica, y cuando llegué a casa, ni paz interior ni hostias, solo tenía ganas de pegar a alguien, o al menos desahogarme, tener una conversación, tomarme una cerveza con una amiga. Hice una ronde de Whatsapps y nada, todas súper mega ocupadas, así que me puse a limpiar y a recoger la casa que la tenía bastante abandonada... hasta que me llamó mi jefa con otra tarea súper urgente diciéndome: "perdona que te moleste, no sabía a quién pedírselo pero como tú no tienes familia he pensado que no te costaba nada hacerlo, ¿verdad, cariño?". ¿Será cabrona? Me sentó fatal y encima me lo tuve que tragar porque lo peor de todo es que tenía razón. 

Así, ¿Cómo voy a tener paz interior? ¡Es imposible! Hay demasiada gente a mi alrededor con el propósito de joderme la vida y cuando no están ellos, ya estoy yo para machacarme y continuar en bucle. Invito a todos los maestros yoguis del mundo a que pasen un día en mi vida, que se hagan pasar por mí, a ver si consiguen mantener su equilibrio y su paz interior. Ni de coña. Has de vivir en un retiro espiritual para conseguirlo, mandarlo todo a la mierda y alejarte del estrés. Tus problemas han de desaparecer de repente, esfumarse. Y eso sólo puede hacerlo la magia, igual he de recurrir a ella porque no veo muchas opciones. Y lo peor es que esta mierda de estrés lo he de pasar sola. El estrés compartido es menos estresante. 

Menos mal que tengo un trabajo que me permite pagar a un psicólogo para que me ayude a llevarlo un poco mejor, así que voy a hacerle una visita antes de que me de un ataquito de pánico. 

jueves, 4 de junio de 2015

lunes, 1 de junio de 2015

Segundas oportunidades

Hago yoga, meditación, voy al psicólogo, quedo con un montón de gente, hago deporte, deambulo por la calle, por la montaña, por la playa, por los parques y por los supermercados, pero cada día llega ese momento temido: VOLVER A CASA SOLA.

Vivir sola puede ser algo genial, de hecho hay gente que lo busca pero no es mi caso, a mi me lo han impuesto. Esto es una condena que estoy pagando y aún no sé muy bien cual es mi delito. ¿Enamorarme? ¿compartir un proyecto con alguien? ¿Pensar que era el amor de mi vida?. Llevo todo un año obligada a vivir sola. Yo pensaba que en poco tiempo encontraría a alguien que me acompañase en el camino y entonces apareció Kike, que igual que vino se fue. 

Estaba convencida de que el duelo ya había pasado. Pasé por cada una de las fases que te explican los libros, desde el shock y la negación, hasta llegar a la aceptación, pasando por la rabia y la depresión. Había aceptado que esto era lo que había, que a partir de ahora tenía la oportunidad de empezar de cero una nueva etapa en mi vida y conocer a otro Príncipe Azul o de otro color. 

Pero resulta que sigo jodida. ¿Por qué nadie te lo explica? Nadie te dice que un año después las cosas no son de color de rosa y muchísimo menos cuando tú te quedas viviendo en la misma casa que compartíais y absolutamente TODO te recuerda al él y a la época en la que estabais juntos, erais felices y teníais un proyecto en común. Ojalá tuviese una máquina del tiempo y pudiese retroceder hasta ese momento. Haría las cosas de otra manera, haría todo lo posible porque no se fuera, intentaría hacerle el hombre más feliz del mundo. Lo que sea por no estar sola.

...¿Y si le llamo y le pido otra oportunidad? Puede que no haya otro príncipe azul más que él y que lo que tenga que hacer es luchar por esa relación e intentar recuperarle. Igual está viviendo de alquiler y prefiere compartir gastos; igual no está con nadie y sigue pensando en mí, arrepentidísimo por haberme dejado y está esperando que le llame, que le de alguna señal. Total, hemos sido novios desde que éramos adolescentes, nadie le conoce mejor que yo, ¿con quién va a estar mejor que conmigo? ¡¡Las segundas oportunidades existen!! Sería perfecto, todo volvería a ser como antes, estábamos mimetizados el uno con el otro, sus gustos eran los míos, su comida favorita era la mía y yo disfrutaba aprendiendo todo tipo de deportes y aficiones que él me proponía. Seguro que está deseando volver a casa, su casa, nuestro hogar, en el que conservo todo intacto, como si el tiempo no hubiera pasado: los mismos recuerdos, la misma decoración, las mismas sábanas que aún huelen a él. Sería como si nada hubiera pasado, como si esta pesadilla de año no hubiera existido en mi vida.Volver a dormir y despertarme con alguien a mi lado, cocinar para dos, compartir sofá, televisión, una botella de vino, una conversación "no virtual" cuando llegas a casa, hacer planes juntos...

Voy a buscarle por Facebook y le volveré a solicitar amistad, porque Impulsivos Anónimos me obligó a borrar su teléfono, su correo electrónico y bloquearle en las redes sociales para evitar ponerme en contacto con él. Pero ahora es diferente porque me merezco una segunda oportunidad y esto será el fin a mis problemas, a la sensación de angustia y de asfixia cuando llevo mucho rato encerrada en estas cuatro paredes, a la frialdad del invierno en una cama tan grande, a la tristeza de despertar y no tener a nadie a tu lado, y sobretodo a la búsqueda agotadora de buscar pareja. Ya no necesitaré buscarme a mí misma porque le habré encontrado a él. 

lunes, 25 de mayo de 2015

Desde la calma

"Vale, Patty, ya está, ya está, no puedes vivir el resto de tu vida dentro de un puto caparazón", me he dicho a mí misma... así que me he cogido del pescuezo y me he llevado a un psicólogo. Bueno, no ha sido exactamente así. He de confesar que mi familia ha tenido algo que ver, les ha preocupado que dejara de escribir en el blog, pero sobre todo, mi vecino Pedro "el chivato" coincidió en el ascensor con mis padres y les contó el "numerito" que monté yendo a casa de Kike con él, que resumiendo fue de la siguiente manera:

Llegamos mi vecino y yo al portal de Kike, llamé al timbre de su casa y me contestó una señora (supongo que sería su madre), la cual me dijo que Kike no estaba en casa y yo le dije que le esperaba porque necesitaba hablar con él urgentemente. Mientras, se me ocurrió comprar en una tienda junto a su casa un spray blanco y escribirle una dedicatoria para reconquistarle, así que en el asfalto de su casa escribí, "Kike, eres la luz que alumbra mi vida". En ese momento mi vecino se fue avergonzado, intentó evitar que cometiera tal atrocidad pero no le hice ni caso, estaba fuera de mí, no podía atender a razones. Estaba convencida que con tal declaración, Kike volvería conmigo,  y si no era así, me recordaría todos los días de su vida al salir de su casa. Y seguí esperando, llamando varias veces al timbre hasta que por fin contestó Kike, algo enfadado, y me dijo que me fuera o llamaría a la policía, y que siguiera con mi vida y le olvidara. Algunos de sus vecinos se compadecían de mi y otros me insultaban por haber ensuciado la calle, así que me fui a mi casa, triste y sola, pero sobre todo muy enfadada por no haber conseguido verle  ni que me diera una explicación. No he vuelto a saber nada de él.

Claro, tras este acontecimiento, mis padres decidieron tomar cartas en el asunto y acompañarme a hablar con un profesional. Es un hombre muy majo y muy profesional, la verdad es que estoy encantada con él. 

ABRO PARÉNTESIS (sí, me encanta mi psicólogo, es muy guapo, muy tierno y comprensivo y me está ayudando a salir del pozo. Por fin un hombre que me escucha y se muestra comprensivo conmigo. Pero no me pienso fijar en él, PROHIBIDO, para mi no tiene sexo, es como un ángel que me guía y punto. Soy su paciente y él mi terapeuta, tenemos una relación estrictamente profesional. ¿Lo véis? ¡¡¡Estoy cambiando!!!) CIERRO PARÉNTESIS.

En pocas sesiones me ha ayudado a ver que no tengo las riendas de mi vida, que lo único que hago es buscar a alguien que las lleve por mi, que decida por mi y como le puse a Kike, que me ilumine el camino con una linterna. Dice que lo importante es que sea yo misma la que lleve mi linterna, interesante, pero ¿cómo se hace eso?, supongo que para eso voy a verle cada semana...Y así, metáfora tras metáfora, pues pasamos el rato, y nos reímos de mi vida patética, debe flipar con las gilipolleces que se me ocurren de vez en cuando.

Lo importante es que estoy buscando otra manera de hacer las cosas, y que puedo cambiar mi vida...con mucha paciencia. Tiempo al tiempo. Me ha dicho que necesito aprender a cabalgar sola y estamos buscando las maneras de hacerlo, así que de momento, nada de hombres, voy a dedicarme a mí, a estar conmigo misma. Voy a apuntarme a meditación, yoga y todo aquello que me ayude a estar bien conmigo misma. 

Estoy mucho más tranquila pero cuando se me pasa Kike por la cabeza me entran unas ganas de pegar irrefrenables y no respondo de mí misma. Igual este punto debería comentárselo al terapeuta pero es que me da miedo que piense que estoy loca...y a mi lo único que me pasa es que estoy enferma de amor. 

lunes, 11 de mayo de 2015

Caos

Imagen de Anca Balaj
Se me han ido las ganas hasta de escribir. Esta semana he perdido el sentido del humor y del amor, además de  muchas otras cosas y de nuevo ha llegado la tristeza y la desilusión, el hundimiento y eso me hace plantearme qué diablos estoy haciendo explicando mi vida por Internet y si esto servirá a otras mujeres.

Porque está claro que a mí no me está sirviendo ya que estoy de nuevo, no en el punto de partida sino más atrás. Estoy peor ahora que cuando me dejó mi novio de toda la vida. Me planteo si Impulsivos Anónimos tenía razón cuando me dijo que publicar mis desdichas en la red me iba a ayudar.

Y yo me pregunto, ¿Todo esto para qué? Vuelvo a estar rebozándome en la mierda, otra vez sola, otra herida que sangra cuando la anterior aún no había cicatrizado. ¿No dicen que un clavo saca otro clavo? Pues yo ahora los tengo los dos bien clavados en mi corazón y hace mucha pupa. Creo que no estaba preparada para abrir mi corazón a nadie, porque han jugado con él como si fuera una pelota de pádel y lo han destrozado. Así que ahora mismo necesito protegerme, llevar mi corazón a algún hospital de corazones para que me saquen todos los clavos oxidados y cicatricen bien las heridas. Siento que ser patética tiene un precio demasiado alto para mí en estos momentos, que no me lo puedo permitir porque no tengo fuerzas para serlo. Necesito parar y pensar cómo salir del patetismo, observar desde otra perspectiva. Necesito no  buscar, no necesitar un hombre, una pareja. Necesito apearme un ratito del mercado, y no sentirme un producto en oferta con letreros luminosos.
Me siento fatal por haber apostado por Kike tan ciegamente y haberle asignado el papel de Salvador. Dicen que una solo puede salvarse a sí misma, así que necesito descubrir cómo coño se hace eso porque no tengo ni idea. Si lo descubro os lo iré contando por si os sirve de ayuda, eso sí, sin presión ni plazos autoimpuestos, disfrutando de esta aventura que es el videoblog "No seré patética".